¿Qué son las hormonas y qué hacen?

Las hormonas son moléculas orgánicas que pueden influir en la fisiología tanto de plantas como de animales. En las plantas, las hormonas se producen de forma natural y pueden tener un impacto positivo en su crecimiento y desarrollo. La eficacia de las hormonas depende de su concentración y de la sensibilidad de la planta a ellas. Este artículo analizará las cinco hormonas vegetales principales: auxina, ácido giberélico, citoquinina, etileno y ácido abscisina.

auxina

La auxina se produce principalmente en las hojas jóvenes, las semillas jóvenes, los brotes preflorecientes y el tallo. Tiene una influencia positiva sobre el estiramiento celular, la actividad del cambium y la formación de yemas. El transporte de auxinas se produce lentamente a un ritmo de 1 cm/hora y requiere una cantidad significativa de energía. La inactivación de la auxina se produce mediante la unión con azúcares o la oxidación.


La auxina juega un papel crucial en el crecimiento de las raíces y, a menudo, se encuentra en estimuladores de raíces.
Funciona mejor cuando se combina con citoquinina.

Ácido giberélico

El ácido giberélico se produce principalmente en las hojas jóvenes, aunque las raíces también pueden producirlo. Se transporta desde las raíces hasta las hojas y ramas. Cuando se agrega a las raíces, el ácido giberélico suprime la formación de raíces laterales al tiempo que acelera el estiramiento celular en otras partes de la planta.


El ácido giberélico también puede ayudar a que las semillas germinen más rápido y aumentar la producción de semillas femeninas.
Sin embargo, el uso excesivo de ácido giberélico puede resultar perjudicial para las plantas.

Citoquinina

La citoquinina se encuentra en altas concentraciones en el material vegetal joven, incluidas hojas y raíces. Activa el estiramiento celular, desencadena la floración y la germinación, retarda el envejecimiento de las plantas y protege las membranas de la oxidación.

Conoce Más  Pautas básicas de seguridad eléctrica.


La presencia de citoquinina y auxina en altas concentraciones puede provocar el desarrollo de brotes, tallos y hojas, mientras que concentraciones más bajas fomentan el crecimiento de plantas completas.
La inactivación de la citoquinina se produce mediante la unión con azúcares o la oxidación.

etileno

El etileno se produce dentro de la planta y también por hongos y bacterias. Su transporte se produce a través de espacios intercelulares y la inactivación se produce por oxidación. El etileno también puede liberarse en forma de gas a la atmósfera.


En condiciones normales, la producción de etileno ralentiza el estiramiento celular y engrosa raíces y tallos.
Sin embargo, el exceso de etileno puede deformar e incluso matar las plantas, por lo que un equilibrio adecuado es esencial para un crecimiento saludable.

Ácido abscisina

El ácido abscisina ralentiza la división celular, el estiramiento celular y la formación de yemas. Actúa como antagonista del ácido giberélico, auxina y citoquinina, ralentizando el crecimiento y la floración de las plantas. El ácido abscisina se produce principalmente en las hojas más viejas y en la clorofila.

Conclusión

Comprender las hormonas vegetales y sus funciones es esencial para el cuidado y crecimiento adecuados de las plantas. Sin embargo, es fundamental no experimentar con hormonas puras a menos que tenga confianza en lo que está haciendo. Equilibrar los niveles de estas hormonas es fundamental para mantener las plantas sanas y prevenir daños o retraso en el crecimiento.

Entradas relacionadas