Los pros y los contras de las plantas de cannabis autofecundadas

La autofecundación de plantas de cannabis puede ser una técnica útil para los criadores, pero tiene algunos inconvenientes. Una de las principales desventajas es la pérdida de la porción masculina de la población, lo que dificulta los futuros cruces. Este artículo discutirá los conceptos erróneos sobre la autofecundación, los dos modelos básicos de autofecundación y las implicaciones para el cultivo de plantas de cannabis.

Conceptos erróneos sobre la autofecundidad

Algunos criadores creen que la autofecundación de una planta de cannabis producirá descendencia idéntica al padre. Sin embargo, esto sólo es cierto si la planta madre es una verdadera reproducción de todos los rasgos de interés. Si la planta madre no es una verdadera reproducción, la descendencia mostrará dos fenotipos por cada rasgo que no sea una verdadera reproducción.

Modelo autofecundado homocigoto

El primer modelo para la autofecundación de una planta de cannabis es cuando la planta es homocigótica para un rasgo particular, como el sabor a piña, que está controlado por el gen recesivo pp. Cuando una planta homocigótica se autofecunda, el cruce resultante (S1) producirá descendencia con Hembras 100% con sabor a piña pero no machos coincidentes. Este modelo se representa de la siguiente manera:


S1 cruz = pp x pp = pp + pp + pp + pp

Modelo de autofecundación heterocigótica

El segundo modelo es cuando la planta es heterocigota dominante para el rasgo en cuestión. Si la planta es heterocigota dominante para sabor a piña, el cruce S1 será:


Cruce S1 = Pp x Pp = PP + Pp + Pp + pp


En esta situación, sólo el 75% de la descendencia tendrá sabor a piña, y la frecuencia de los El gen P será del 50%.
Esto representa una proporción mendeliana de 1:2:1 y es bastante diferente de lograr una verdadera reproducción.

Conoce Más  ¿Cómo cableo y conecto un ventilador de conducto en línea?

Implicaciones para la mejora genética

El proceso de autofecundación, especialmente en el modelo heterocigoto, es similar a los cruces de medios hermanos que implican endogamia regular o retrocruzamiento. Para lograr algo parecido a la verdadera reproducción, se necesitarán varias generaciones. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el uso del padre original (P1) en los cruces nunca dará como resultado una verdadera población reproductora, ni siquiera mediante la autofecundación.

Conclusión

Si bien las plantas de cannabis autofecundadas pueden resultar beneficiosas en determinadas situaciones, es esencial comprender las limitaciones e implicaciones de esta técnica. Los criadores deben considerar la pérdida de plantas masculinas y los desafíos de lograr una verdadera reproducción cuando deciden si utilizar la autofecundación en sus planes de reproducción de cannabis.

Entradas relacionadas