¿El agua del grifo es buena para mis semillas y plantas de cannabis?

Cultivar cannabis puede ser una tarea apasionante y gratificante. Uno de los aspectos más críticos del cultivo de plantas sanas es proporcionarles el tipo de agua adecuado. Muchos cultivadores se preguntan si el agua del grifo es adecuada para sus semillas y plantas de cannabis. En este artículo, discutiremos los pros y los contras de usar agua del grifo para cultivar cannabis y brindaremos algunas alternativas para aquellos que quieran asegurarse de que sus plantas tengan el mejor comienzo de vida posible.

¿Qué es el agua del grifo?

El agua del grifo es el agua que sale del grifo y se utiliza para beber, cocinar y limpiar. Es tratado y desinfectado por plantas de tratamiento de agua locales para que sea seguro para el consumo. Sin embargo, la calidad del agua del grifo puede variar según su ubicación y el proceso de tratamiento utilizado por la planta de tratamiento de agua local.

Ventajas de usar agua del grifo para cannabis

1. Rentable

Uno de los principales beneficios de utilizar agua del grifo para tus plantas de cannabis es que está fácilmente disponible y es rentable. Si tiene un presupuesto ajustado, usar agua del grifo puede ahorrarle dinero en la compra de agua embotellada o en invertir en un sistema de filtración.

2. Comodidad

Usar agua del grifo es conveniente, ya que siempre está disponible cuando la necesitas. No hay necesidad de preocuparse por quedarse sin agua o tener que ir a la tienda para comprar más.

Contras de usar agua del grifo para cannabis

1. Cloro y cloraminas

El agua del grifo normalmente contiene cloro y cloraminas, que se agregan durante el proceso de tratamiento del agua para matar bacterias y otros microorganismos. Estos productos químicos pueden ser perjudiciales para las plantas de cannabis, ya que pueden dañar las raíces e inhibir la absorción de nutrientes.

Conoce Más  ¿Qué son los ciclos de luz del cannabis y cómo los uso?

2. Alto contenido de minerales

El agua del grifo también puede tener un alto contenido de minerales, como calcio, magnesio y hierro. Un alto contenido de minerales puede provocar un bloqueo de nutrientes, impidiendo que las plantas absorban los nutrientes que necesitan para crecer.

3. Niveles de pH impredecibles

Los niveles de pH del agua del grifo pueden variar, lo que puede causar problemas a tus plantas de cannabis. El cannabis prefiere un nivel de pH ligeramente ácido, de alrededor de 6,0 a 6,5. El agua del grifo con un nivel de pH fuera de este rango puede dificultar la absorción de nutrientes y provocar deficiencias o toxicidades.

Cómo mejorar el agua del grifo para el cultivo de cannabis

Si eliges utilizar agua del grifo para tus plantas de cannabis, hay pasos que puedes seguir para mejorar su calidad.

1. Declore su agua

Para eliminar el cloro y las cloraminas del agua del grifo, simplemente puede dejarla reposar en un recipiente abierto durante 24 horas. Alternativamente, puedes usar un filtro de carbón o agregar un declorador, que puedes comprar en una tienda de acuarios.

2. Ajuste el nivel de pH

Para garantizar que el agua del grifo tenga el nivel de pH correcto para el cultivo de cannabis, es esencial probarlo y ajustarlo según sea necesario. Puede usar un medidor de pH digital o tiras reactivas de pH para medir el nivel de pH y luego agregar soluciones para aumentar o disminuir el pH para ajustarlo al rango deseado.

3. Utilice un filtro de agua

Invertir en un filtro de agua puede ayudar a eliminar químicos y minerales dañinos del agua del grifo. Hay muchos tipos de filtros disponibles, incluidos los de ósmosis inversa, carbón activado y filtros de intercambio iónico. Cada tipo tiene sus pros y sus contras, así que elige el que mejor se adapte a tus necesidades y presupuesto.

Conoce Más  Comprender los nutrientes en el cultivo de cannabis

Alternativas al agua del grifo para el cultivo de cannabis

Si decides que el agua del grifo no es la mejor opción para tus plantas de cannabis, existen alternativas que puedes considerar.

1. Agua de lluvia

El agua de lluvia es una opción natural y respetuosa con el medio ambiente para regar tus plantas de cannabis. Sin embargo, es esencial asegurarse de que el agua de lluvia que se recolecta esté libre de contaminantes, como los del aire o los materiales del techo.

2. Agua embotellada

El agua embotellada puede ser una excelente opción para el cultivo de cannabis, ya que suele tener un contenido mineral equilibrado y un nivel de pH estable. Sin embargo, puede resultar costosa y menos sostenible que otras opciones, especialmente para el cultivo a gran escala.

3. Agua destilada

El agua destilada no contiene minerales ni contaminantes, lo que la convierte en una opción ideal para el cultivo de cannabis. Sin embargo, debido a que carece de minerales, deberás agregar nutrientes al agua para proporcionar a tus plantas los elementos esenciales que necesitan para crecer.


En conclusión, si bien el agua del grifo se puede utilizar para semillas y plantas de cannabis, es fundamental considerar sus posibles inconvenientes y tomar las medidas necesarias para mejorar su calidad.
Al hacerlo, podrá asegurarse de que sus plantas tengan acceso al agua que necesitan para prosperar y producir una cosecha abundante.

Entradas relacionadas