Comprender el entorno térmico en los espacios de cultivo de cannabis

Para proporcionar el ambiente térmico óptimo para sus plantas a través de ventilación y ventiladores oscilantes, es fundamental comprender la naturaleza del calor en los espacios de cultivo, cómo medirlo y los errores comunes que se pueden cometer.

Los dos aspectos del ambiente térmico

Hay dos aspectos del entorno térmico que debes tener en cuenta:

  1. Temperatura del aire
  2. Temperatura radiante

Si bien estos dos aspectos están relacionados, representan fenómenos separados y las plantas tienen diferentes tolerancias para cada uno.

1. Temperatura del aire

Los termómetros digitales o de bombilla de mercurio/alcohol estándar están diseñados para medir la temperatura del aire, no el calor radiante. Esto es a lo que suelen referirse los cultivadores cuando aconsejan mantener un espacio de cultivo entre 16°C y 30°C.


Sin embargo, muchos productores colocan por error su termómetro bajo la luz directa, lo que hace que la energía radiante caliente el termómetro y proporcione una lectura superior a la real.


Para evitar esto, coloque el termómetro en la mitad de una pared con un trozo de cartón encima para bloquear el calor radiante.
Asegúrese de que esté expuesto al aire mezclado en la sala de cultivo.

2. Temperatura radiante

La temperatura radiante es el resultado de la transferencia de calor entre objetos a diferentes temperaturas sin afectar el aire intermedio. En este caso, el calor se transfiere desde la luz y el reflector al follaje de la planta a través de la radiación, provocando que las hojas se calienten. Las plantas pueden soportar temperaturas radiantes más altas (alrededor de 40-50 °C) que la temperatura del aire, pero demasiado calor radiante puede provocar que las plantas se quemen.

Conoce Más  Imprimación de cobertura de iluminación

La prueba de la mano

Para evitar quemaduras leves, realice la «prueba manual». Coloca tu mano donde estarán las puntas de tus plantas por un período prolongado. Si siente calor en la mano, las luces están demasiado cerca y la energía radiante es demasiado intensa, lo que puede provocar quemaduras. Ajuste sus luces/reflectores HID en consecuencia y realice esta prueba regularmente para minimizar el riesgo de quemaduras por luz.

Monitoreo y adaptación a la dinámica térmica de su espacio de cultivo

Vigila periódicamente las condiciones de tu espacio de cultivo, ya que las cosas pueden cambiar rápidamente. Si vigilas de cerca la dinámica térmica de tu espacio de cultivo particular, podrás optimizarlo para obtener los mejores resultados.

Nota: Tenga cuidado al utilizar luces de alta intensidad como 600 y 1000, ya que la quemadura de luz puede dañar fácilmente los clones y las plantas jóvenes. Los síntomas de una quemadura leve incluyen hojas de color verde pálido que eventualmente se vuelven amarillas y luego amarillas/marrones. Si las plantas fuera de la zona de luz intensa parecen más verdes y saludables, considere elevar las luces para evitar daños.

Entradas relacionadas