Autoflorecientes

En nuestra tienda online descubrirás una selección cuidadosamente curada de semillas de cannabis autoflorecientes, especialmente diseñadas para proporcionar una experiencia de cultivo más sencilla y productiva tanto para cultivadores principiantes como para los más experimentados. Nuestras semillas autoflorecientes son la elección perfecta para aquellos que buscan resultados rápidos y fiables. Al ser descendientes de la robusta Cannabis ruderalis, estas semillas tienen la capacidad única de florecer automáticamente, independientemente de los ciclos de luz. Esto significa que puedes esperar una cosecha abundante en un tiempo récord, generalmente en 8-10 semanas desde la siembra hasta la cosecha.

Buscador

Buscador

Tipo de Semilla

Tipo de Semilla
  • Sativa (67)
  • Índica (124)
  • Híbrida (36)
  • Autoflorecientes F1 (11)
  • Autoflorecientes (216)

Marca

Marca
  • Blimburn Seeds (227)

Rendimiento

Rendimiento
  • Medio (148)
  • Bajo (68)
  • Alto (11)

Nivel

Nivel
  • All
  • Principiantes (227)

Quitar Filtros

Compra Semillas Autoflorecientes en Mis Tarekos

Ideal para el cultivo en interiores, balcones, o jardines, nuestra gama de semillas autoflorecientes ofrece una diversidad de cepas, garantizando que cada cultivador encuentre la variedad perfecta para sus necesidades específicas. Desde sabores exóticos y potencias variadas hasta plantas con características medicinales, nuestra colección abarca todo lo que el mundo del cannabis autofloreciente tiene para ofrecer.

Explora nuestra selección hoy y descubre cómo estas semillas revolucionarias pueden transformar tu experiencia de cultivo de cannabis. Ya sea que busques eficiencia, facilidad, o simplemente experimentar con nuevas variedades, nuestras semillas autoflorecientes son el punto de partida ideal para tu próxima aventura de cultivo. ¡Sumérgete en el mundo de las semillas autoflorecientes y eleva tu jardín de cannabis al siguiente nivel!

¿Qué son las Semillas de Cannabis Autoflorecientes? 

Las semillas de cannabis autoflorecientes son un tipo de semilla de cannabis que comienza a florecer automáticamente cuando la planta alcanza una cierta etapa de desarrollo, independientemente del ciclo de luz. Esta característica contrasta significativamente con las semillas de cannabis regulares o fotoperiódicas, que requieren horarios de luz específicos para pasar de la etapa vegetativa a la etapa de floración. 

Las semillas autoflorecientes heredan esta característica principalmente de Cannabis ruderalis, una subespecie conocida por su resistencia y capacidad de florecer automáticamente. Como resultado, las plantas cultivadas a partir de semillas autoflorecientes típicamente tienen un ciclo de vida más corto, madurando a menudo en tan solo 8-10 semanas desde la semilla hasta la cosecha. Este ciclo de crecimiento rápido las hace ideales para cultivadores que buscan maximizar la eficiencia y el rendimiento, particularmente en entornos al aire libre.

La clave del rasgo autofloreciente radica en la genética de Cannabis ruderalis, una subespecie menos conocida de la planta de cannabis. Nativa de regiones con climas difíciles y temporadas de crecimiento cortas, como el norte de Europa, Rusia y Asia Central, Ruderalis se adaptó a estas condiciones desafiantes desarrollando la capacidad de florecer en función de la edad, en lugar de la exposición a la luz. Esta adaptación asegura que la planta complete su ciclo de vida antes de la llegada del invierno. 

Los criadores modernos han aprovechado este rasgo cruzando Ruderalis con cepas populares de Cannabis sativa y Cannabis indica, creando híbridos autoflorecientes que conservan las cualidades deseables de sus contrapartes fotodependientes, mientras añaden las robustas y fáciles características de cultivo de Ruderalis.

 

 

Ventajas de las Semillas de Cannabis Autoflorecientes 

Las semillas de cannabis autoflorecientes ofrecen varias ventajas que las hacen una opción atractiva para muchos cultivadores. En primer lugar, su ciclo de crecimiento más corto, a menudo de solo 8 a 10 semanas de la semilla a la cosecha, permite una producción más rápida de cannabis. Esto es particularmente beneficioso para cultivadores en regiones con temporadas de crecimiento más cortas. 

Además, las plantas autoflorecientes suelen ser más compactas, lo que las hace ideales para cultivos discretos o en espacios limitados, como pequeñas instalaciones interiores o balcones. Su resistencia a variadas condiciones ambientales, incluyendo fluctuaciones de temperatura y ciclos de luz irregulares, aumenta aún más su atractivo, especialmente para cultivadores novatos o aquellos en climas menos que ideales. Además, la facilidad de cultivo del cannabis autofloreciente, requiriendo menos atención a los horarios de luz y poda, las hace una opción adecuada para principiantes.

Cultivo de Semillas de Cannabis Autoflorecientes al Aire Libre 

Cuando se trata de cultivar semillas de cannabis autoflorecientes al aire libre, hay varios factores a considerar para un rendimiento óptimo. Estas plantas prosperan en entornos con temperaturas estables y humedad moderada. Dado que las plantas autoflorecientes tienen un ciclo de vida predeterminado, plantarlas en el momento adecuado es crucial. En la mayoría de los climas, plantar después de la última helada de primavera puede asegurar un ciclo de crecimiento sin problemas, con la cosecha típicamente a principios de verano.

Plantar continuamente cada pocas semanas también puede llevar a una cosecha perpetua, maximizando la utilización del espacio al aire libre. La luz solar adecuada es esencial, por lo que elegir un lugar donde las plantas puedan recibir al menos 12 horas de luz solar directa beneficiará en gran medida su crecimiento. Sin embargo, es importante recordar que estas plantas no requieren las tradicionales 12 horas de oscuridad para desencadenar la floración, lo que brinda a los cultivadores más flexibilidad.

Cultivo Interior de Semillas de Cannabis Autoflorecientes 

El cultivo interior de semillas de cannabis autoflorecientes permite un mayor control sobre factores ambientales, como la luz, la temperatura y la humedad, lo que lleva a rendimientos y calidad potencialmente más altos. Al cultivar en interiores, el horario de luz puede ser más flexible en comparación con las cepas fotoperiódicas. Muchos cultivadores optan por un horario de luz de 18/6 (18 horas de luz y 6 horas de oscuridad) durante todo el ciclo de crecimiento, aunque las plantas autoflorecientes pueden prosperar incluso bajo 24 horas de luz. Esta flexibilidad simplifica el proceso de cultivo y puede llevar a un crecimiento más rápido. 

Es esencial proporcionar un espacio adecuado entre las plantas para evitar el hacinamiento y asegurar una circulación de aire adecuada. Dado que las plantas autoflorecientes tienen un ciclo de crecimiento rápido, es crucial evitar métodos de entrenamiento de alto estrés que podrían impedir su desarrollo. Técnicas de bajo estrés como el LST (Low-Stress Training, Entrenamiento de Bajo Estrés) pueden ser más adecuadas.

Necesidades Nutricionales para el Cannabis Autofloreciente 

Las plantas de cannabis autoflorecientes tienen necesidades nutricionales distintas en comparación con sus contrapartes fotoperiódicas. Durante su rápida fase de crecimiento, requieren una mezcla equilibrada de nutrientes pero en cantidades ligeramente menores. En la etapa vegetativa temprana, un contenido más alto de nitrógeno es beneficioso, apoyando el crecimiento de hojas y tallos. A medida que la planta hace la transición a la floración, el fósforo y el potasio se vuelven más críticos para promover el desarrollo de los cogollos. 

Es importante evitar la sobrefertilización, ya que las plantas autoflorecientes generalmente son más sensibles a la quemadura por nutrientes debido a su menor tamaño y ciclo de vida rápido. El suelo orgánico enriquecido con compost puede ser un excelente medio para plantas autoflorecientes, proporcionando un perfil de nutrientes equilibrado y promoviendo una actividad microbiana saludable. La monitorización regular del pH del suelo y los niveles de humedad también es crucial para mantener condiciones de cultivo óptimas.

Desafíos Comunes en el Cultivo de Cannabis Autofloreciente 

Aunque las semillas de cannabis autoflorecientes ofrecen varias ventajas, los cultivadores pueden enfrentar ciertos desafíos. Un problema común es el riego excesivo, ya que las plantas autoflorecientes generalmente requieren menos agua que las cepas fotoperiódicas. El riego excesivo puede llevar a la pudrición de la raíz y obstaculizar el crecimiento. La gestión de plagas y enfermedades es otro aspecto crítico, especialmente para los cultivos al aire libre. La inspección regular y el uso de medidas preventivas orgánicas pueden ayudar a mantener alejadas las plagas y enfermedades comunes. El entrenamiento y la poda deben abordarse con precaución. 

A diferencia de las plantas fotoperiódicas, el cannabis autofloreciente no tiene tiempo para recuperarse de métodos de entrenamiento de alto estrés, por lo que se prefieren técnicas suaves como el LST (Entrenamiento de Bajo Estrés). Además, el ciclo de vida fijo de las plantas autoflorecientes significa que cualquier estrés o daño significativo puede impactar directamente en el rendimiento y la calidad finales.

Cosecha de Cannabis Autofloreciente 

La cosecha de cannabis autofloreciente requiere un momento cuidadoso para asegurar la máxima potencia y rendimiento. A diferencia de las cepas fotoperiódicas, la etapa de floración de las plantas autoflorecientes no se ve influenciada por cambios en el ciclo de luz, lo que hace importante reconocer otros signos de madurez. Indicadores de que están listas para la cosecha incluyen el oscurecimiento de los pistilos y la opacidad de los tricomas, que se pueden revisar con una lupa. Los tricomas, las diminutas estructuras cristalinas en los cogollos, cambian de claros a opacos a ámbar a medida que maduran. 

Generalmente, el mejor momento para cosechar es cuando la mayoría de los tricomas están opacos con algo de ámbar, para lograr un equilibrio de potencia y rendimiento. El proceso de cosecha debe hacerse con cuidado, recortando los cogollos y quitando las hojas para preparar el cannabis para el secado y curado.

Después de cosechar el cannabis autofloreciente, el procesamiento post-cosecha adecuado es crucial para asegurar la calidad y longevidad del producto final. El secado y el curado son dos pasos clave en este proceso. La etapa de secado implica colgar los cogollos recortados en un ambiente controlado con baja humedad (alrededor del 50-60%) y temperaturas moderadas (unos 60-70°F o 15-21°C) durante aproximadamente 7-10 días.

Este proceso de secado lento ayuda a preservar los terpenos y cannabinoides, mejorando el sabor y la potencia del cannabis. Una vez que los cogollos están secos, comienza el curado. Esto implica colocar los cogollos secos en contenedores herméticos, como frascos de vidrio, y almacenarlos en un lugar fresco y oscuro. Abrir los frascos periódicamente para permitir el intercambio de aire y verificar si hay moho es esencial. 

El curado puede durar desde dos semanas hasta varios meses, dependiendo del resultado deseado, con tiempos de curado más largos generalmente mejorando la calidad del cannabis.

Comparación entre Semillas de Cannabis Autoflorecientes y Regulares 

Entender las diferencias entre las semillas de cannabis autoflorecientes y regulares es crucial para que los cultivadores tomen decisiones informadas. Las semillas regulares, típicamente masculinas o femeninas, requieren cambios en el ciclo de luz para desencadenar la floración, ofreciendo más control sobre la fase de crecimiento. Esto puede ser ventajoso para técnicas avanzadas como la clonación y la cría. Sin embargo, las semillas autoflorecientes suelen ser feminizadas, eliminando el riesgo de plantas masculinas y, por lo tanto, la necesidad de sexado. 

La mayor ventaja de las semillas autoflorecientes es su cambio automático a la etapa de floración, lo que simplifica el proceso de cultivo y reduce el tiempo total de crecimiento. Sin embargo, esto también significa menos tiempo para la recuperación de estrés o daños, y típicamente, un rendimiento más pequeño en comparación con las semillas regulares. La elección entre semillas autoflorecientes y regulares depende finalmente del nivel de experiencia, objetivos y condiciones ambientales del cultivador.

Preguntas Frecuentes sobre Semillas de Cannabis Autoflorecientes 

¿Se pueden clonar las plantas autoflorecientes? 

Clonar plantas autoflorecientes es técnicamente posible, pero no recomendado, ya que los clones heredarán la edad de la planta madre y pueden no tener suficiente tiempo para desarrollarse adecuadamente antes de la floración.

¿Cuánto rendimiento puedo esperar de una planta autofloreciente? 

Aunque típicamente menos que las cepas fotoperiódicas, el rendimiento de las plantas autoflorecientes puede variar según la cepa, las condiciones de cultivo y el cuidado. En promedio, se puede esperar alrededor de 1-4 onzas por planta.

¿Puedo cultivar plantas autoflorecientes junto a plantas fotoperiódicas? 

Sí, pero tendrán diferentes requisitos de luz. Las plantas autoflorecientes pueden tolerar más luz, por lo que pueden mantenerse bajo el mismo horario de luz que las plantas fotoperiódicas en la etapa vegetativa.

¿Son adecuadas las semillas autoflorecientes para principiantes? 

Sí, debido a su naturaleza resistente y simples requisitos de luz, las semillas autoflorecientes suelen ser recomendadas para principiantes.

¿Necesitan las plantas autoflorecientes nutrientes especiales? 

Las plantas autoflorecientes generalmente requieren menos nutrientes. Es importante elegir un fertilizante equilibrado y evitar la sobrealimentación.

Las semillas de cannabis autoflorecientes representan un avance significativo en el cultivo de cannabis, ofreciendo simplicidad, eficiencia y versatilidad. Ya sea para uso personal, fines médicos o experimentación, estas semillas proporcionan una opción conveniente para cultivadores de todos los niveles de habilidad. Con su robusta genética, ciclo de crecimiento más corto y resistencia a tensiones ambientales, las plantas de cannabis autoflorecientes son una excelente elección tanto para el cultivo interior como exterior. 

A medida que la industria del cannabis continúa evolucionando, la popularidad y la innovación en torno a las semillas de cannabis autoflorecientes probablemente crecerán, afianzando aún más su lugar en la comunidad de cultivo.